Estrés, infertilidad y salud mental

18 octubre 2021

“Cuando te relajes, te quedarás embarazada”

Estrés, salud mental e infertilidad

Y es que a pesar de que esta frase puede generarte malestar e incluso enfado, porque es posible que la hayas oído más veces de las que te gustaría, quizá algo de verdad tiene, te lo explico a continuación.

¿Sabías que entre un 15 y un 17% de la población española sufre infertilidad?

Si, y es que estoy segura de que conoces a alguien cercano  a tí que ha tenido que acudir a clínicas de reproducción asistida para conseguir ser padres.

Las causas de este problema son un cúmulo de muchos factores, algunos de ellos que todos conocemos son el estrés, los disruptores endocrinos que encontramos en plásticos y otros químicos, el retraso cada vez mayor de la búsqueda de ser padres entre otros.

Pero, ¿qué tiene que ver la salud mental con todo esto?

En primer lugar, los estudios nos dicen que si vas a pasar por una terapia de reproducción asistida,  tienes mayor riesgo de padecer sintomatología relacionada con patologías como la ansiedad o la depresión.

Y es que, cuando te ves obligada a elegir ese camino de pruebas, diagnósticos, pérdidas, desilusiones, puede afectar significativamente a tu salud mental, no es un camino fácil.

Además, los medicamentos que se utilizan en estas terapias reproductivas pueden afectar significativamente a tu estado de ánimo. Muchas mujeres experimentan fluctuaciones del estado de ánimo relacionados con el estado de ánimo con los cambios hormonales normales, la medicación para la fertilidad, se dirige a estas mismas hormonas, afectan el eje ovárico hipofisiario-hipotalámico y por tanto, pueden tener efectos similares sobre tu estado del ánimo.

Multitud de estudios se centran en hallar qué viene primero, si el trauma o la infertilidad. ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina?

Pues bien, en realidad ambos. 

La infertilidad puede provocar sintomatología relacionada con ansiedad o depresión, puede provocar niveles preocupantes de estrés y puede provocar traumas en tu historia de vida.

Y los traumas, ¿cómo afectan a tu fertilidad?

Un trauma se crea tras haber percibido una amenaza y habernos visto incapaz de gestionarla. Ese trauma genera unas consecuencias en tu cerebro y te genera un estrés que puede llegar a cronificarse sin que te des cuenta, ya que, en general, todos tendemos a normalizar las situaciones para poder continuar con nuestra vida.

Los estudios reflejan que el estrés crónico y agudo puede causar infertilidad o reducir la tasa de éxito de los tratamientos de fertilidad.

La evidencia científica nos dice que el estrés, los estados de ánimo negativos y la ansiedad representan una amenaza para el resultado de FIV E ICSI. También se ha comprobado que la depresión tiene un impacto negativo y aparece correlacionada de forma significativa con la ansiedad. (Campagne, Daniel, (2008). Stress: At what point in the medical treatment of infertility should it be treated?. Papeles del psicólogo. 29)

Por lo tanto, las conclusiones a las que llegan los estudios es que el protocolo de tratamiento de fertilidad debería incluir el control del estrés y la reducción del estrés como factores de importancia mayor, dándole más peso al factor trauma. Además, la evidencia nos dice que toda mujer que se somete a un tratamiento de fertilidad, se debería de tratar el estrés agudo producido durante el tratamiento sólo con técnicas psicológicas. En el caso de que lo que sufrieras es estrés crónico, sería más beneficioso para tu salud mental y para tu fertilidad,  tratarlo antes de comenzar un tratamiento.

Ahora que sabes la importancia que tiene reducir los niveles de estrés crónico y agudo sobre tu fertilidad, ¿qué puedes hacer?

  1. Prioriza. Si deseas ser madre, debes hacer una evaluación de cómo se encuentra tu vida ahora mismo. ¿Trabajas demasiado?, ¿duermes bien?, ¿te cuidas?, ¿dedicas tiempo a hacer cosas que te gustan? Si las respuestas son negativas, deberías reflexionar sobre los cambios que puedes hacer en tu vida para cambiar ciertas situaciones, es cuestión de priorizar, al menos, por una temporada.
  2. Autocuidado: El autocuidado son todas aquellas acciones o conductas que se dirigen a proveerte de bienestar y cuidado. ¿Recuerdas cuándo fue la última vez que te dedicaste tiempo, que hiciste algo que te encanta o que te diste un capricho? Si la respuesta es que no, ya estás haciendo una lista de todas las cosas que te gusta hacer para ir tachándolas de tu lista los próximos días.
  3. Sueño y descanso. Es vital que le demos tiempo a nuestro organismo para regenerarse en la fase de descanso y este factor puede afectar a nuestra fertilidad. Hay estudios que relacionan ciertos trabajos a turnos, o trabajos nocturnos con mayores problemas de fertilidad. Y es que una falta de descanso puede afectar a nuestro ritmo circadiano, que está estrechamente relacionado con nuestro sistema hormonal. Así que valora, ¿cómo duermes? ¿Cuántas horas duermes? ¿te desvelas a media noche? ¿te levantas descansada?
  4. Alimentación. Y es que ya todos lo sabemos, somos lo que comemos. Cada vez más profesionales dicen a voces la importancia que tiene la alimentación para nuestro bienestar y para reducir la posibilidad de sufrir ciertos problemas y enfermedades, entre ellos, la infertilidad.
  5. Medita. Medita cada día o dedica un pequeño espacio de tu día a respirar o relajarte, si lo haces, es como si todos los días tomaras una pastillita que baja automáticamente tus niveles de estrés, lo que va a hacerte un gran favor a ti y a tu fertilidad.
  6. Habla con un profesional. Y es que a veces nos faltan herramientas o estrategias para hacer ciertos cambios en nuestra vida. Además, si crees que hay ciertas situaciones en tu vida que han podido dejar huella, como duelos, haber vivido una enfermedad o la de un familiar cercano, bullying, abusos, maltrato, accidentes, etc, sería maravilloso para ti poder vaciar esa mochila para que te encuentres equilibrada y con capacidad de gestionar tu presente de una forma saludable.

Sandra Quiles

Sandra Quiles

Soy Sandra Quiles, psicóloga perinatal, mamá valiente y mujer soñadora, y no precisamente cada día en el mismo orden. Estoy al frente del Instituto de Bienestar Perinatal. Desde donde te ofrecemos recursos valiosos para ayudarte a maternar libremente y ofrecerte una red de apoyo y una tribu donde compartir con otras mamás únicas.

En la misma categoría

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Pregúntame si tienes cualquier duda