El Instituto Bienestar Perinatal nace de la necesidad de crear un lugar donde encontrar a profesionales con experiencia y formación específica que entiendan perfectamente las necesidades de mujeres, parejas y familias que se encuentran en un momento vital tan concreto y a veces tan intenso y complicado.

Y es que fue mi propia experiencia personal la que me hizo ver que era tan necesario poder recurrir a un profesional que hablara en mi mismo idioma y entendiera cuál era la situación que estaba atravesando y las necesidades que tenía.

La propia búsqueda de la maternidad fue para mi un camino lleno de obstáculos y sensaciones negativas, después, tener una pérdida y tener la sensación de que nadie entendía cómo me sentía (aquí las típicas frases de “no te preocupes, ya te quedarás embarazada otra vez” o “no estés triste, mejor ahora que más tarde” que sientan como una patada en el estómago), y más tarde, tras una cefalea pospunción dural que hizo que pasara dos veces por quirófano, con muchos días de ingreso hospitalario, con un bebé de apenas semanas, hizo que mi posparto inmediato fuera un infierno. Todo eso, que no es poco, me han dado fuerzas para ir mejorando cada día este espacio, que aunque se encuentra en la nube, porque trabajamos online, no deja de ser un lugar seguro, cercano y profesional en el que cada día, ayudamos a muchas mujeres a transitar este camino, sea cual sea el punto en el que se encuentre.

Mi especialización en perinatal me ayuda a entender lo que te ocurre, mi experiencia personal me ayuda a empatizar con tu situación, y mi formación en EMDR y un método riguroso de conceptualización e individualización de cada caso, me da las herramientas para que la terapia sea eficaz y lo más breve posible. Con el tiempo, el Instituto ha ido creciendo, y ahora mismo tengo la suerte de poder contar con un equipo de maravillosas profesionales a las que acudiría con los ojos cerrados si volviera a necesitar ayuda profesional.

Así que solo puedo darte gracias por estar aquí y gracias por confiar en nosotras para ayudarte a transitar tu camino.

NUESTROS PACIENTES

Acudí a Sandra porque me encontraba en medio de un tratamiento de fertilidad que había empezado hace ya 4 años. Tenía mucha ansiedad y no era feliz… había perdido mucho en el camino.

Ella me ayudo a encontrarme, a sanar las pérdidas que tuvimos en el camino y lo más importante para mi, a volver a disfrutar de la búsqueda aunque fuera mediante reproducción asistida.

Ahora mismo estoy embarazada y me ha ido tan bien que hemos decidido seguir con unas sesiones más para trabajar el miedo que me generaba el parto. Me ha cambiado la vida

Laura G., Diciembre 2021

Paciente verificado

Tuve un parto muy horrible, con todas las intervenciones habidas y por haber, todo acabó en cesárea y con mi hijo en la uci durante 5 días.

Tras vivir así el parto, solo quería llorar, me daba pánico volver a un hospital o al centro de salud a la revisiones, me sentía amargada y triste todo el tiempo, estuve así más de dos meses.

Con tan solo cinco sesiones Sandra consiguió que dejara de revivir mi parto una y otra vez, dejó de hacerme daño pensar en que me perdí aquel momento con el que había soñado tanto y me perdí los primeros momentos de mi bebé… en pocas semanas volví a reír y a disfrutar de mi maternidad… y ya no me da miedo volver al hospital…

María, Mayo 2021

Paciente verificado

Pedí cita con Sandra porque había pasado ya por varios abortos espontáneos en las primeras semanas, pero esta última vez perdí a mi bebé en la semana 28. La experiencia fue muy traumática, tener que dar a luz a mi bebé ya sin vida fue algo que no conseguíamos superar ni yo ni mi pareja.

Hicimos terapia con Sandra de manera conjunta y nos ayudó a sanar todo lo que teníamos acumulado, a aprender a gestionar el dolor tan grande que sentíamos y a volver a buscar embarazo sin miedo.

Mónica y Carlos, Noviembre 2021

Paciente verificado

Tras tener un aborto con el que lo pasé muy mal, cuando me quedé embarazada por segunda vez apareció la ansiedad y el miedo. Me daba miedo todo, andar, hacer deporte, ir a las revisiones médicas, me costaba dormir y no estaba disfrutando del embarazo, no quería conectar ni sentir al bebé porque me daba miedo perderlo de nuevo.

La terapia me ayudó a eliminar la ansiedad por completo, a disfrutar de mi embarazo y a disfrutar también del parto, algo que pensaba que era imposible.

Cristina, Enero 2022

Paciente verificado

NOSOTRAS

Sandra Quiles

María Calpe

Cristina Armendáriz

Verónica Garrido

Contacta con nosotras y haznos llegar cualquier duda que tengas sobre la terapia

7 + 13 =